PAISAJES REALES: CÓMO NO MATAR TUS PLANTAS

1

Se te mueren hasta las plantas ‘indestructibles’.

Inocentes plantas de interior… Pobres, no las matamos intencionalmente, por supuesto. La culpa la tienen pequeños descuidos, pero a menudo también una atención superior a sus necesidades.

Los siguientes consejos te ayudaran si no tienes talento natural para el cuidado de tus plantas. No tengas miedo al fracaso, no te desanimes y vuelve a intentarlo. A menudo solo es necesario prestar atención a tu planta y mantener buenos hábitos.

1. No olvidar que es un ser vivo

Nacen, crecen, se reproducen y mueren. Y como tal tienen necesidades. Las plantas necesitan el suelo, aire, agua y luz; los mismos elementos que el resto de los seres vivos para sobrevivir.

001

2. Conocer cuál es su sitio.

Se suele cometer el error de poner las plantas donde mejor lucen y a menudo no es el mejor lugar… Antes de comprar una planta analiza si el lugar que has pensado para ella es el adecuado. Debes conocer si es de interior o exterior y la cantidad de luz que necesita.

¿Complicado?, ¡no te preocupes! Sólo necesitas conocer a tu planta. Sólo necesitas tiempo. Observa su aspecto y notarás fácilmente si tiene salud o comienza a estar enferma. Cámbiala de lugar tantas veces como sean necesarias hasta que encuentres su lugar en tu casa.

002

3. Regar tu planta

Parece fácil, pero tú más que nadie sabe que no lo es tanto. Cada planta tiene unas necesidades hídricas específicas que no sólo dependen del tipo de planta, también de las condiciones ambientales que la rodean, tipo y tamaño del macetero, de la estación del año, etc.

¿Solución?. Comprueba con frecuencia el sustrato. Toca la tierra, si está seca: riega. Y recuerda que si no estás seguro de la cantidad de agua mejor poca y regar de nuevo al día siguiente, que mucha y ahogarla. El exceso de riego es la causa número 1 de ‘planticidio’.

Poco a poco irás conociendo las necesidades de tu planta.

003

4. Trasplantarla.

Las plantas necesitan espacio para su correcto desarrollo.

¿Cuándo trasplantar?. Cuando adquieras una planta: trasplantala. Cuando notes que está apretada: trasplantala. Cuando las raíces salgan por los orificios de drenaje: no lo dudes, trasplantala. Por lo general es recomendable una vez al año al principio y cada 2 o 3 años cuando lleve unos años contigo. La mejor época es el otoño.

Hazlo siempre a un macetero de mayor tamaño que tenga orificios para el drenaje del agua sobrante del riego. Si no tienes sitio para un tiesto mayor puedes podar las hojas y un tercio de las raíces, y plantarla en el mismo tiesto. En cualquier caso no olvides regar siempre al terminar y utilizar un buen sustrato.

004

5. Abonarla

Las plantas requieren nutrientes para desarrollarse adecuadamente, éstos vienen determinados por el tipo de planta, y tamaño.

El sustrato necesita ser enriquecido de forma regular mediante el aporte de fertilizante. Los abonos se comercializan de diferentes formatos: compost o mantillo, abono granulado, líquidos, en bastones, etc.

Aplica siempre la dosis recomendada por el fabricante ya que es perjudicial una inadecuada administración. Aunque se deberá tener en cuenta cada planta individualmente, en plantas de interior lo normal es abonar cada 15 días de Marzo a Octubre y una vez al mes el resto del año.

005

- Sandra Donaire, Paisajes Reales

Be first to comment